Las relaciones sexuales dirigidas se refieren a trabajar en base de Ciclos de Estimulación Ovárica Controladas, es decir, que se estimulan a los ovarios con medicamentos para la fertilidad.

Esta estimulación se realiza para producir un pequeño número de óvulos (máximo cuatro) y permitir la fecundación mediante relaciones sexuales.

Con la ayuda del ecosonograma, el médico les indicará el mejor día para tener relaciones sexuales de manera que coincida con la ovulación. La evaluación de la respuesta al tratamiento es indispensable para llevar al máximo las probabilidades de un embarazo y minimizar los riesgos. La evaluación se realiza mediante ecosonogramas pélvicos (para seguir el crecimiento folicular y el grosor endometrial), el test post-coital (para valorar la calidad del moco cervical y el comportamiento de los espermatozoides en el mismo) y en caso de ser necesario, determinación de Estradiol en sangre.

Este tratamiento es indicado para pacientes que presentan un problema de fertilidad por causa inexplicada, mujeres que presentan trastornos hormonales o una condición conocida como síndrome de ovarios poliquísticos. La probabilidad de embarazo después de un ciclo de tratamiento es de 15 %.