La fragmentación del ADN espermático son las roturas o lesiones en el material genético del espermatozoide. Ante la existencia de mayor número de lesiones, la integridad del material genético es menor, reduciendo las posibilidades de llevar un embarazo a término.

Un alto nivel de fragmentación del ADN en las células del esperma representa una causa de infertilidad masculina, ya que la integridad del espermatozoide es una característica importante  para el desarrollo correcto del embrión.

En la evaluación de las parejas es de vital importancia el análisis del semen, ya que en estos se observan características macroscópicas; microscópicas como concentración, movilidad y morfología de los espermatozoides; y bioquímicas del semen. El número total de espermatozoides en el semen es el reflejo de su producción en los testículos y la permeabilidad de los conductos post-testiculares.

Un factor importante causante la fragmentación del  ADN espermático es el estrés oxidativo. Sin embargo, existen otros factores asociados con:

  • Infección
  • Leucocitospermia (presencia elevada de leucocitos)
  • Enfermedad febril
  • Temperatura testicular elevada
  • Dieta
  • El hábito de fumar
  • Exposición a contaminantes ambientales
  • Edad avanzada
  • Varicocele

Algunas causas de la fragmentación del ADN espermático no se pueden tratar, pero si el daño a causa de los radicales libres, el cambio en el estilo de vida y una alimentación saludable ayudar a reducir sus niveles.

La prueba de fragmentación de ADN  espermático que utiliza la clínica Procrear es por dispersión de cromatina espermática o SCD (en inglés), esta prueba mide el tamaño del halo que forman los espermatozoides; un halo pequeño determina un espermatozoide fragmentado y para que se considere normal en el análisis el índice de fragmentación de la muestra seminal no debe ser mayor del 30%

¿Quiénes se ven beneficiados con esta prueba?

Los hombres que sufran de infertilidad sin causa aparente; desarrollo del embrión detenido; fecundación in vitro fallidas; aborto involuntario recurrente en la pareja; edad avanzada; varicocele; parámetros bajos en el semen; exposición a sustancias nocivas.

El Blgo.  Jorge Merino, andrólogo de la Clínica ProCrear menciona que «se recomienda tener buenos hábitos de salud, dejar el tabaco, alcohol, hacer deporte y alimentarse con antioxidantes y aceites omega 3 y 6. Además,  realizarse la prueba cuando son mayores de 35 años porque el efecto del estrés oxidativo es mayor cuando aumenta la edad»

En ProCrear contamos con un moderno laboratorio certificado por la Red Lara, evaluación que permitirá estudiar el grado de fertilidad masculina en función del volumen, morfología y movilidad de los espermatozoides. Solicita información.